¡Fantástico fin de semana con amigos en una casa espectacular!

Nos alojamos 11 adultos y un niño y ¡no pudimos pedir más! Todo excepcional: la casa, de 500 metros cuadrados, cuenta con habitaciones equipadas, decoradas con gusto y funcionales, donde descansar confortablemente y con la autonomía suficiente para poder conservar la intimidad dentro del grupo. La cocina también muy bien equipada y agradable, al lado de un pozo integrado en el interior, un aseo de cortesía y acceso directo al patio; el salón, espacioso y multifuncional, con su estupenda chimenea en medio, sus sofás y su comedor para las largas sobremesas después de desayunar o cenar… Destaca el patio, con la piscina, la zona de estar con sillones de exterior, la barra, la barbacoa.. Y la habitación de juegos para los niños… Todo comodidad y disfrute. Los alrededores, sorprendentes: el pueblo es ribereño del Tajo y a la distancia de un agradable paseo de diez minutos, se llega al mirador de Los Castillos, con soberbias vistas sobre el río que, a esta altura, tiene toda la apariencia de un quasi-mar sobre la comarca de La Jara toledana. La persona responsable del alojamiento, María, es un encanto, todo eficacia y profesionalidad. Con gran amabilidad y afán de servicio, dispuso de todo lo necesario para que nuestra estancia fuera perfecta: desde ofrecernos el contacto de los establecimientos del pueblo que pudieran suministrarnos las comidas y las cenas hasta permitirnos una salida tardía para el mayor disfrute de la casa. También nos facilitó toda la información necesaria para organizar el fin de semana con múltiples actividades y posibilidades de ocio. Nosotros optamos por una visita guiada a Talavera, a 10 km. del alojamiento, y también fue todo un acierto. Las chicas de Talabayra, Natalia y Montse, nos enseñaron su ciudad con mucho mimo y detalle y lo pasamos en grande. Mil gracias a todas! Recomendaremos vuestro alojamiento y vuestros servicios porque, de verdad, merecen mucho ser disfrutados como lo hicimos nosotros… ¡Volveremos!

Translate »